Ojo con blefaritis

Remedios caseros para la blefaritis

Con una sintomatología similar al orzuelo o chalazión, la blefaritis se caracteriza por ocasionar molestias en la vista, las cuales pueden prolongarse dependiendo de la gravedad de la afección.

¿Qué es la blefaritis?

La blefaritis es un proceso inflamatorio que se origina en los párpados. Aunque generalmente suele ocurrir en un solo ojo, la blefaritis puede aparecer en ambos párpados de forma simultánea.

En la actualidad la blefaritis no tiene cura, pero puede prevenirse al hacer un seguimiento efectivo de sus causas. No obstante, la prevención no es infalible, pues aún no se ha podido determinar la causa exacta de esta afección.

¿Cuáles son las causas de la blefaritis?

En la mayoría de los casos, tanto la blefaritis leve como la blefaritis severa pueden ser ocasionadas por:

  • Obstrucción de las glándulas de Meibomio, encargadas de mantener la humedad del ojo.
  • Proliferación de bacterias en la zona ocular.
  • Dermatitis seborreica en las cejas.
  • Alergias crónicas o reacciones alérgicas a medicamentos o maquillaje.
  • Ojos secos.

¿Cuáles son los síntomas de la blefaritis?

Por lo general, la blefaritis no es una afección complicada, razón por la cual sus síntomas solo suelen incluir:

  • Lagrimeo intenso.
  • Sensación de irritación y sequedad.
  • Picor intenso.
  • Fotosensibilidad ocular.
  • Secreciones abundantes en los párpados al despertar.
  • Descamación de la piel alrededor de los ojos.

¿Cuáles son los tipos de blefaritis?

Reconocer los diferentes tipos de blefaritis es imprescindible para aplicar el tratamiento adecuado. En la mayoría de los casos, saber cuál es el tipo de blefaritis que se presenta puede marcar la diferencia entre una recuperación satisfactoria y la aparición de complicaciones.

En este sentido, los tipos de blefaritis pueden ser:

Blefaritis anterior

Conocido como uno de los tipos de blefaritis más comunes, la blefaritis anterior (o blefaritis interna) es una inflamación ocasionada por la proliferación de bacterias en el borde de los párpados. Aunque suele ser confundida con un orzuelo, la blefaritis anterior se distingue por ocasionar la hinchazón de todo el párpado al cabo de unos días.

Blefaritis posterior

Al contrario de la blefaritis anterior, la blefaritis posterior suele ser ocasionada por la obstrucción de las glándulas de Meibomio, encargadas de mantener hidratada la córnea. En estos casos, el borde palpebral se inflama, ocasionando dolor y complicaciones como orzuelos o chalaziones.

Blefaritis mixta

La blefaritis mixta suele ser el caso más complicado de blefaritis, pues combina las dos tipologías anteriores. Por lo general, esta afección está acompañada de dermatitis y descamación, lo que ocasiona ardor y picor además de dolor en los párpados.

Blefaritis escamosa

Aunque no es común, la blefaritis escamosa también es reconocida como una tipología de esta afección. En ella se evidencia la caída de las pestañas y la formación de costras de gran tamaño en los párpados, las cuales están acompañadas de hinchazón y enrojecimiento. Si bien la blefaritis escamosa no es grave, tratarla a tiempo es ideal para evitar complicaciones como la distiquiasis.

¿Cómo prevenir la blefaritis?

Pese a que prevenir la blefaritis es posible, hacerlo no garantiza que la afección no aparezca en algún momento de la vida. En este sentido, algunas de las indicaciones para evitar un caso de blefaritis infecciosa o blefaritis severa pueden ser:

  • Mantener la higiene del rostro y, especialmente, de los párpados.
  • Evitar el uso de maquillaje en exceso. En caso de requerirlo, lo mejor es utilizar marcas hipoalergénicas y dermatológicamente probadas.
  • Evitar la permanencia en espacios contaminados de humo y con poca ventilación.
  • Asistir a una consulta anual con el oftalmólogo.

¿Cuál es el tratamiento para la blefaritis?

Actualmente, a pesar de que no hay evidencias de una cura para la blefaritis, se sabe que su tratamiento es efectivo en la mayoría de los casos, lo que garantiza un alto índice de mejoría en los pacientes que padecen esta afección.

Entre los tratamientos para las blefaritis más comunes es posible encontrar:

Medicamentos

Uno de los tratamientos más utilizados para la blefaritis son los medicamentos, sobre todo en los casos donde se presenta blefaritis severa. Por lo general, los fármacos para la blefaritis están compuestos de antibióticos o esteroides, y pueden ser utilizados en forma de gotas y ungüentos.

Exfoliación palpebral

La exfoliación palpebral es un procedimiento que permite eliminar por completo los restos de bacterias y descamación presentes en los párpados, evitando así la proliferación de bacterias causantes de blefaritis interna y blefaritis infecciosa.

Aunque este tratamiento para la blefaritis no es invasivo, su aplicación solo puede ser llevada a cabo en consulta con el oftalmólogo, quien evaluará el caso y realizará el procedimiento de forma periódica.

¿Cuáles son los mejores remedios caseros para la blefaritis?

Si bien el tratamiento casero para la blefaritis no garantiza la cura de la afección, su efecto puede otorgar alivio permanente de los síntomas en el paciente, quien podrá recuperarse con rapidez al combinar los remedios caseros con las indicaciones médicas.

Compresas de agua tibia

En los casos de blefaritis infecciosa, las compresas de agua tibia son ideales para descongestionar las glándulas sebáceas y reducir la inflamación en los párpados.

Disfrutar de este remedio casero para la blefaritis es muy sencillo: tan solo es necesario remojar un paño limpio en agua tibia y colocarlo por 2 minutos sobre los parpados, repitiendo el procedimiento por el tiempo que se considere necesario.

Rodajas de pepino

Por su efecto antiinflamatorio y refrescante, el pepino es recomendado con frecuencia para la blefaritis por alergia, pues ayuda a calmar el enrojecimiento y el picor.

Para este remedio casero, solo es necesario picar unas rodajas de pepino y colocarlas sobre los párpados, permitiendo que actúen en la zona por 15 minutos. Para un efecto más intenso, se recomienda utilizar el pepino frío.

Té negro

El té negro es ampliamente reconocido por sus propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. Por ello, su efecto en los casos de blefaritis infecciosa y blefaritis severa permite acelerar el proceso de recuperación y aliviar las molestias asociadas.

Disfrutar de este remedio casero para la blefaritis es muy fácil: lo único que se debe hacer es colocar las bolsas de té tibias sobre los párpados, como si se tratase de unas compresas, y dejarlas actuar por 20 minutos, lo cual ayudará a reducir la inflamación y evitará la proliferación de bacterias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *