Pierna con varices

Remedios caseros para las varices

Las varices son muy comunes sobre todo en mujeres, son aquellas venas que se hinchan y se hacen visible a través de la piel. Pueden llegar a ser muy incómodas debido a que producen calambres y dolencias en las piernas y pies. 

Las venas localizadas en estas áreas son incapaces de realizar su función, que es retornar la sangre que circula por las piernas o pies de nuevo al corazón. 

¿Qué son las varices?

Las varices son venas hinchadas o dilatadas que aparecen principalmente en piernas y pies por debajo de la piel, son de coloración azul o rojiza y algunos de sus síntomas son: calambres constantes, dolor, hinchazón en piernas, pantorrillas,  y piel seca. Si la circulación no es correcta puede causar dolor en tobillos, piernas o pantorrillas al pasar mucho tiempo de pie.  

Las varices se producen cuando la presión sanguínea en las venas incrementa debido a alguna enfermedad, un tumor e incluso el embarazo provocando los síntomas anteriormente mencionados.  

¿Cuáles son las causas de las varices?

Las venas tienen válvulas detrás de ellas, por las cuales se contraen y expanden para mantener la circulación sanguínea que lleva la sangre de las piernas al corazón, cuando estas se dañan o debilitan generan una acumulación de dicha sangre provocando dolor e inflamación. Por lo general las varices no causan mayor problema pero si persisten y empeoran puede causar mucho dolor ya que pueden crear coágulos de sangre.

Los riesgos de varices aumentan cuando ya se tiene una edad muy avanzada, también pueden ser producidas por algunas píldoras anticonceptivas, la pubertad, la menopausia y el embarazo. Pueden ser heredadas, la ciencia demostró que hay un 90% de posibilidad de sufrir de varices si ambos padres las han padecido. 

Se ha demostrado que estar sentado o de pie por un largo periodo de tiempo aumenta el riesgo de varices, así como también el sobrepeso debido a la poca movilidad corporal contribuye a la aparición de varices debido al sedentarismo.

¿Cuáles son los tipos de varices?

Las varices se clasifican en cuatro grados:

Varices grado I

Estas se pueden encontrar en algunas partes del cuerpo y son visibles a través de la piel, tienen una tonalidad violácea y tienen forma de estrías, comúnmente son un problema más estético que de salud aunque de igual forma pueden cuásar cansancio o pesadez.

Varices grado II

Los síntomas de pesadez y casación se hacen más notorios al igual que las varices, la sensibilidad al calor en este grado genera mucha picazón. 

Varices grado III

Las venas ya se ven más hinchadas, los mismos síntomas se van incrementando bruscamente, provocando cambios en la pigmentación de la piel.

Varices grado IV

En este grado, se forman úlceras, las cuales son muy complicadas de tratar, siendo más propensas a infectarse con  rapidez. 

¿Cómo prevenir las varices?

Las recomendaciones para prevenir las varices más frecuentes son:

  • No usar ropa muy ajustada que corte o dificulte la circulación sanguínea en piernas y pantorrillas, o exponer por mucho tiempo las piernas al sol. 
  • Si se realiza un gran esfuerzo en las piernas y pies, utilizar medias de compresión para evitar la inflamación y aparición de varices
  • Evitar pasar mucho tiempo de pie o sentado, mantener la movilidad de piernas y pies para ayudar a la circulación sanguínea. 
  • Elevar las piernas por unos 10 a 15 minutos después de una larga jornada de trabajo ayudará a mejorar el retorno de la sangre al corazón.
  • Mantener la piel siempre hidratada masajeando desde la punta de los pies hasta llegar al muslo, bañar con agua fría las piernas. 
  • Mantener una alimentación rica en fibra es el mejor tratamiento natural, tomando por lo menos 1.5 de agua y eliminando el exceso de grasas como la mantequilla y embutidos.

¿Cuál es el tratamiento para las varices?

Los tratamientos para las varices son: 

  • No estar de pie o sentado por tiempos muy prolongados, brindarle descansos a sus piernas y pies es importante para el cuidado casero.
  • Las medias de compresión son de gran ayuda para ocultar la inflamación por varices.
  • Elevar las piernas a la altura del corazón 3 veces al día durante 15 o 20 minutos.
  • Si se tiene sobrepeso, tratar de bajar de peso ayuda a aliviar los dolores en piernas y reducir los riesgo en la aparición de varices.
  • Humectar frecuentemente las piernas, pies y pantorrillas, se recomienda consultar a un médico para que se le indique los productos adecuados, bien sean ungüentos o lociones para tratar las varices o humectar la piel. 
  • La escleroterapia, consiste en inyectar solución salina en la vena la cual ayudará con el flujo de la sangre evitando que esta se estanque y logre retornar de nuevo al corazón. 
  • Las cirugías hemodinámica o estrategia C.H.I.V.A, esta es una técnica poco invasiva, ayuda a introducir a la vena un medicamento líquido o espumoso, que al contacto con la pared vascular de la vena, producirá una leve inflamación que tiene el propósito de mejorar la circulación sanguínea en las varices.

¿Cuáles son los mejores remedios caseros para las varices?

Los remedios caseros para las varices son los siguientes:

El vinagre de manzana 

Es el remedio casero más popular y el mejor remedio para tratar las varices, se debe humedecer un algodón o pañuelo con el aceite y aplicarlo suavemente con movimientos arriba y abajo, ayudará a aliviar y atenuar las varices debido a su contenido de vitamina C y sales minerales. 

La sábila

Hidrata y suaviza la piel en las piernas generando nuevas células sanas.

El ajo con alcohol

Se debe mezclar estos dos ingredientes para crear una pasta y aplicarla en la zona de varices.  Este remedio natural para las varices es muy usado. 

Las infusiones de té

Es bien sabido que las plantas medicinales son útiles en casi todas las enfermedades. Se debe realizar la mezcla haciendo una infusión normal de té de manzanilla y una cucharada de vinagre de manzana, para luego aplicar con un algodón en las varices.

Menta, manzanilla y laurel

Para preparar un tratamiento casero que alivie las varices, se debe hervir en un litro de agua hojas de menta, manzanilla y laurel. Cuando el agua esta fresca se añade bicarbonato de sodio. Con esta mezcla, se masajean las piernas suavemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *